Digitalización y Agilidad no es lo mismo pero hacen buena pareja

Digital y Ágil,son dos palabras de moda, muchos creerán que por estar de moda pasarán y se quedarán en el olvido. Realmente deberían de pasar a ser tan obvias como que el sol se pone por las mañanas y que las olas de calor en Asturias son menos calurosas.

Agile y Lean, las metodologías ágiles, son culturas basadas en el trabajo en equipo donde todos los miembros de una empresa se implican en la consecución del mismo objetivo: la calidad y la satisfacción del cliente. Para esto es necesario: transparencia, respeto, colaboración y acuerdo así como equilibrio, entendimiento y liderazgo.

Cuando se habla de liderazgo no hace referencia a las culturas jerárquicas donde solo uno “sabe” lo que hay que hacer y los demás acatan. El liderazgo ágil es aquel que ejerce cada miembro de la empresa en su entorno, enseñando con el ejemplo lo que mejor sabe hacer, acompañando y aprendiendo del compañero, respetando y llegando a acuerdos.

El respeto, otra valor fundamental en estas metodologías, se debe de llevar a cabo no solo para dejar hablar, si no para aceptar que a veces los resultados no son los esperados. Aceptar los errores y buscar las soluciones. No olvidemos que Post-it y Coca-Cola nacieron de un fracaso.

Las metodologías ágiles son metodologías inteligentes que utiliza las herramientas más apropiadas para cada negocio, herramientas que faciliten y potencien el valor del equipo, permitiendo que las máquinas realicen el trabajo más autómata, por lo tanto, si en le época que vivimos una empresa ágil no usa softwares adecuados, algo falla.

Se puede estar digitalizado sin ser ágil pero no se puede ser ágil sin estar digitalizado.

Las herramientas digitales, bien entendidas y bien usadas, son el apoyo necesario que toda empresa que quiera continuar en el mercado debe tener, para poder ser competitivo y aportar valor añadido al cliente.

No es necesario contratar los programas software más caros y sofisticados del mercado, cada empresa es un mundo y actualmente hay suficiente oferta en el mercado para que no tengamos que hipotecar nuestros negocios a la hora de digitalizarlos.

La digitalización debe de ir acorde a nuestros recursos y necesidades.

De nada sirve tener los mejores Softwares si los usamos a medias y seguimos con el block de notas para anotar las tareas que están pendientes y duplicamos la introducción de datos en Excel para poder sacar conclusiones.

El cambio de sistema de trabajo debe de llevar parejo un cambio de cultura y en la digitalización la cultura que mejor se adapta es la ágil.

Deja un comentario

Abrir chat
Powered by