Métodos ágiles en nuestra oficina

Lean Manufacturing nació con el propósito de mejorar y hacer más eficaces los tiempos de fabricación. Para ello se centró en eliminar los desperdicios que existían en las fábricas. Movimientos inútiles, stock, transporte… son algunos de los desperdicios que esta filosofía promueve eliminar o disminuir. La implicación de los trabajadores en sus tareas, el trabajo en cadena y la transparencia en la organización son algunas de las herramientas que potencia.

El Manifiesto Agile adapta esta filosofía al Desarrollo del Software y le añade, entre otras cosas, la implicación del cliente en los proyectos así como la auto-organización de los equipos, buscando optimizar los tiempos de entrega y la calidad de las aplicaciones desarrolladas, eliminando las jerarquías autoritarias e impositivas.Utiliza métodos como el Kanban, Scrcum, XP o 5S entre otros.

De ambas filosofías podemos aprender mucho para alcanzar los mejores resultados en nuestros negocios. Veamos algunas cosas que debemos aprender para hacer más ágil nuestro entorno:

ELIMINACIÓN DE DESPERDICIOS

Desperdicio 1: No usar las herramientas adecuadas.

Si no contamos con las herramientas que mejor se adaptan a nuestro trabajo haremos manualmente cosas que podríamos automatizar o duplicaremos algunas tareas: en ambos casos perderemos un tiempo valioso y aumentaremos la posibilidad de errores.

Desperdicio 2: Las distracciones.

Cuando paramos de ejecutar una tarea antes de finalizarla, retomarla genera una inversión de tiempo y concentración innecesaria, que además puede hacer que el resultado sea de inferior calidad que si le dedicamos las atenciones adecuadas hasta finalizar el trabajo.

Desperdicio 3: No acabar las tareas o acabarlas mal.

No hacer bien las cosas o dejarlas a medias sin importarnos la calidad hará que un 80% de las acciones tengan que empezarse de nuevo desde cero, obligando a realizar el trabajo en el doble de tiempo necesario.

AHORA ES EL MEJOR MOMENTO PARA EMPEZAR

Sea cual sea el punto en el que nos encontremos, ahora es el mejor momento para empezar. Estos son los pasos que debemos seguir:

PLANIFICA. Debemos elaborar un plan de acción para llegar a alcanzar el objetivo propuesto.

HAZ. Poner en práctica el plan que hayamos elaborado.

CHEQUEA. Visualizar lo que hemos hecho y cómo: si es mejorable o si existen herramientas o aplicaciones en el mercado que puedan ayudarnos a optimizar el proceso. Para realizar el primer chequeo no es necesario llegar al objetivo, basta con que nos preguntemos si estamos en el camino correcto.

ACTÚA. Ejecutamos las mejoras que hemos chequeado y volver a empezar.

Realizar un proyecto ágil y eficaz conlleva una mejora continua y constante. La adaptación a los cambios y la implementación de las mejoras que nosotros o nuestro entorno nos aporten durante la ejecución del proyecto son la clave del éxito.

AUTO-ORGANIZACIÓN DE LOS EQUIPOS

Nadie mejor que quien ejecuta una tarea sabrá encontrarle los defectos y las cosas que requieren mejoría.

Confiar en los miembros del equipo y permitir la auto-organización aporta las mejores estructuras y hace que los talentos florezcan en un entorno de confianza y motivación.

Las reuniones cortas y eficaces y las herramientas de trabajo compartido ayudan a la mejora continua.

Llevar a cabo y tener presente estos 3 puntos, asegura la optimización del tiempo de nuestro entorno.

¿Lo ponemos en práctica?

#agilidad #leanmanufacturing #eficacia #optimizatutiempo #herramientasóptimas #manifiestoagile

Deja un comentario

Abrir chat